El minotauro anda suelto

  • Entrevista a Carlos Slepoy, abogado de familiares de víctimas del franquismo
  • Premio Internacional de la Asociación Pro Derechos Humanos de España
  • Este miércoles presentará una querella ante la Justicia argentina

Carlos Slepoy

Carlos Slepoy sabe de la naturaleza de los regímenes represores. No solo porque es abogado especializado en estos asuntos, sino porque él mismo fue víctima de la dictadura argentina. Fue encarcelado dos semanas antes del golpe de Estado argentino, en marzo de 1976. Pasó por varias prisiones y centros de torturas antes de ser condenado al exilio en noviembre de 1977, cuando se instaló en España.

Veinte años después actuó como abogado de la acusación popular en los juicios que instruyó el juez Baltasar Garzón contra el dictador Videla y otros miembros de la dictadura argentina. De ese modo jugó un papel fundamental en el juicio contra el ex militar argentino Adolfo Scilingo, a quien la justicia española condenó en 2007 a 1.084 años de prisión por crímenes de la dictadura argentina.

También ha participado en el proceso contra el ex capitán Ricardo Cavallo, extraditado desde México a España y desde allí a Buenos Aires, acusado de secuestros, torturas y asesinatos cometidos en la Escuela Superior de Mecánica de la Armada, la mayor cárcel ilegal de la dictadura argentina.

Ahora las paradojas de la vida llevan a Slepoy a recorrer el camino inverso: De Madrid a Buenos Aires. Será en esta ciudad donde este miércoles 14 de abril -día de la República española- presente con diversas organizaciones una querella para que se juzguen los crímenes de la guerra civil y la dictadura españolas. Entre los demandantes hay varias asociaciones de derechos humanos y por la memoria histórica.

-“Presentamos la querella como consecuencia de la escandalosa paralización de los procedimientos judiciales en España” -nos cuenta Slepoy por teléfono desde Buenos Aires.

LA QUERELLA

¿En qué se basa la querella que van a presentar?

Se fundamenta en los principios de jurisdicción universal, los mismos en los que se basó Garzón para abrir diligencias por crímenes de las dictaduras de Chile y Argentina, los mismos en la que se basó la justicia española para condenar a Adolfo Scilingo, los mismos que permitieron la extradición de Ricardo Cavallo o la apertura del caso por genocidio en Guatemala. Es decir, se fundamenta en una idea completamente asentada en la comunidad internacional por la que las leyes de amnistía o punto final no tienen validez ante crímenes contra la humanidad o genocidio.

DELITOS DE GENOCIDIO

¿Cómo califican entonces los delitos cometidos durante la guerra civil y el franquismo?

Son delitos que formaron parte de un genocidio. Así lo recoge Garzón en la causa que inició, y nuestra querella se basa en buena parte en esa causa, fundamentada a su vez en multitud de pruebas, hay incluso documentos y manifestaciones de todo tipo hechas por dirigentes del alzamiento nacional que así lo muestran. En ella se determina que hubo 113.000 desaparecidos y más de 30.000 niños secuestrados y privados de su identidad.

Y, ¿cuál es la definición de genocidio?

En España hubo una planificación estudiada y meditada para perseguir y erradicar a determinados grupos y colectivos con el objetivo de dar origen a otra nación diferente, algo que se logró en gran medida. Eso es un genocidio. Al igual que el nazismo o que la dictadura argentina, los participantes del golpe de estado y la dictadura española buscaban eliminar elementos de una sociedad para crear una sociedad diferente.

¿Qué posibilidades tiene de prosperar esta querella?

Nunca se sabe si prosperará o no, pero nosotros confiamos en que sí; yo tengo plena confianza en que esto vaya a prosperar, porque la querella está asentada sólidamente desde el punto de vista jurídico tanto en el derecho argentino como en el derecho internacional.

DESDE 1936 A 1977

¿Hay alguna diferencia en su querella con los autos de Garzón?

Los autos de Garzón contemplan los delitos cometidos hasta 1952. Nosotros ampliamos el ámbito temporal e incluimos todos los cometidos desde el 17 de julio de 1936, un día antes del golpe de estado, porque ya hubo fusilamiento ese día, hasta el 15 de junio de 1977, cuando se celebran las primeras elecciones democráticas. Hay también una ampliación espacial porque se pide que se investigue desde aquí, desde Argentina.

¿Van a solicitar documentación e información a las autoridades españolas?

Sí, tenemos ya un listado de pruebas a solicitar: pedimos que se busque a los responsables de los crímenes, una lista de todos los ministros de Franco con un certificado de que están vivos, un listado de todos los mandos de la Guardia Civil, la policía militar, la policía civil, la Falange. Pedimos los mapas de las fosas comunes, el número de desaparecidos y juzgados. Esperamos contar con la colaboración de las autoridades españolas; si no, todo será más trabajoso pero se podrá hacer igualmente. Además contemplamos que se haga lo mismo en otros países europeos donde hay documentación que serviría para demostrar todos los delitos. Confiamos en que ocurra algo similar a lo que pasó con Pinochet, se dictó su extradición y tras ello otros países solicitaron también su extradición.

¿Partirán de algún caso concreto?

Partimos del caso de Severino Rivas, alcalde socialista fusilado en 1936. Su caso es ejemplo claro de la persecución planeada que hubo contra determinados grupos: representante político, detenido ilegalmente, fusilado sin previo juicio y desaparecido durante décadas. Su hijo vive en Argentina y presentará la querella con nosotros. Pero desde que esto se ha hecho público nos ha llegado una verdadera lluvia de peticiones de personas que quieren personarse como testigos o como querellantes. En las próximas semanas iremos organizando todo esto. Mi impresión es que va a producirse un fenómeno similar al que ocurrió cuando en España empezaron a juzgarse los crímenes de Argentina. Todas las semanas aparecían nuevos testigos, nuevos querellantes.

UN EFECTO BOOMERANG

¿Qué lectura hace de la respuesta internacional que ha surgido frente al intento de inhabilitar a Garzón?

Mi opinión es que el intento de inhabilitar a Garzón se ha convertido en un boomerang. Es tan descabellado que han disparado la indignación general en todo el mundo de los derechos humanos y organizaciones internacionales y ahora hay ya sectores que se plantean juzgar a aquellos que quieren juzgar a Garzón, a los verdaderos prevaricadores, que saben que la ley de amnistía no tiene validez en este caso.

¿Cómo interpreta que la Justicia haya actuado antes en Argentina que en España?

El franquismo duró mucho más tiempo y Franco dejó todo cerrado con la intención de que no se mirara atrás. Pero lo que pasa en España no es una marca exclusivamente española. Aquí en Argentina ocurrió lo mismo, es un patrón común. Siempre se pretende borrar el pasado, se dictan leyes de punto final, como si uno pudiera seguir hacia adelante sin mirar atrás, ignorando lo que ha vivido antes. En todos los casos hay grupos políticos, económicos y sociales que llevan a cabo un esfuerzo para que los crímenes no se conozcan. Es el pacto de la impunidad, todo queda atado y bien atado por aquellos que participaron en el genocidio. Es absurdo que España haya ejercido un papel muy importante en el plano judicial en Chile y Argentina, pero sea incapaz de actuar en lo relacionado con sus propios crímenes.

EL CASO ARGENTINO

¿Cuántos procesados hay ya en Argentina por crímenes durante la dictadura?

En Argentina hay más de cuarenta condenas y seiscientos procesados ya. Aún así hay críticas, no se abren todos los archivos, nada es perfecto, estos procesos nunca terminan de perfeccionarse. Pero desde luego comparativamente con España esto es un sueño porque se ha terminado con la impunidad legal. Yo mismo voy a comparecer como testigo en un juicio que se acaba de abrir en Argentina contra los carceleros de la prisión de La Plata, donde estuve preso durante la dictadura.

(16) Comentarios

  1. [...] Carlos Slepoy: “En España hubo un genocidio” [ minotauro.periodismohumano.com ] [...]

  2. Pampa

    Qué puedo decir que ya no se haya dicho sobre todo este tema…gracias Olga por la nota, y gracias Carli (Slepoy) por demostrarnos una vez más que aunque el moustro sea “grande y pisa fuerte”, podemos darle pelea y, en este caso, buscar Justicia. Que se entienda bien JUSTICIA, que no venganza.

  3. [...] Entrevista a Carlos Slepoy: "En España hubo un genocidio" minotauro.periodismohumano.com/2010/04/11/carlos-slepoy-en-e…  por joseantoniocavero hace 2 segundos [...]

  4. marcelino dearce

    Una vez más gracias. espero que no volvamos a los tiempos en los que ser Español en el mundo era tener que avergonazarse por lo mediaval de su gobierno. Los que hemos vivido la dictadura sabemos la sensación de absoluta impunidad que tiene esta gente. Ojalá Argentina nos eche una mano dandonos una leccion de justicia.

  5. Elena Arce

    Bien por periodismo humano, por ocuparse de este asunto. Estoy no sé ni qué adjetivo colocar ante este asunto. ¿ Cómo es posible? ¿ Dónde volvemos a estar? ¿ Es que este país no tiene remedio?¡ La falange!. Tipos como el magistrado Prego del que he oído decir cosas muy buenas, resulta que es seguidor de Pío Moa!
    Por cierto, ayer leyendo un artículo de Margarita Riviere sobre las máquinas y el periodismo llegué a la conclusión de que el´titulo que han elegido uds para ésto tiene mucho sentido.

  6. Granaíno

    Magnífica entrevista, querida Olga. Me sabe a poco, quiero más….Muchas gracias, a ti y a Slepoy, por esta bocanada de aire fresco en medio del estercolero que comienza a rodearnos por varios frentes. Si me lo permites (sé que si), te dejo unas cuantas pinceladas desordenadas sobre tu lienzo. ARGENTINA: Martín Fierro y Gardel; Maradona y Messi; bife, tango y lunfardo…hogar ayer de miles de republicanos, nuestros abuelos, esperanza de justicia, siquiera testimonial, hoy. Aquí me pongo a cantar, al compás de la vigüela, que al hombre que lo desvela una pena estrordinaria, como el ave solitaria con el cantar se consuela. GARZÓN: Desarrollaba Bourdieu, (Contrafuegos.Reflexiones para servir a la resistencia contra la invasión neoliberal. Anagrama, 2001), poco antes de morir, una idea muy interesante sobre una de las últimas barricadas de esperanza que nos quedan a muchos ante la victoria casi total del neoliberalismo más atroz y de la filosofía social del enriquecimiento personal sin límites y la desvergüenza por montera. Se refería a lo que él llamaba la pequeña aristocracia de los Estados burgueses -o sociales y de derecho que dicen algunos- formada por ese grupo de altos tecnócratas, funcionarios de élite y de carrera que mantienen, a pesar de sus propias creencias y vivencias personales, una fortísima convicción en los valores y objetivos republicanos (en el sentido amplio y universal de la Res Publica); insobornables defensores de la imparcialidad, siquiera formal, de los procesos; en especial de los referidos a la política y a las leyes. Cuando veo lo que está ocurriendo con Garzón y sus perseguidores, no me cabe duda alguna sobre quién está defendiendo los últimos jirones de credibilidad de este sistema (que no es el mio ideal) y quiénes son los buitres que ya vuelan en círculo sobre el cadaver de lo Público. Besos, hermana.

  7. julian de la Mancha

    Gracias argentinos por vuestra ayuda. Estamos en un país (España) pleno de franquistas, incluso dentro de las mismas filas del Partido Socialista. No hay justicia en el asunto del genocidio de Franco y su falange. Haced cuanto jurídicamente sea posible por sacarnos de esta sinrazón, ¡¡¡¡LIBERAD A GARZÓN!!!!

  8. casildo madrid

    Cada momento que pasa y veo que aqui hay un velero que lucha por la JUSTICIA, pienso en la autopia de creer para vencer,en la injusticia de la justicia de la manipulacion y la ignorancia de las gentes que estan en el siglo xxi, pero parece ser que somos y queremos que las cosas que suceden tengan la luz que es la mas clara como el sol,pero en esparra hay mucho , que en historia de genocidios no entra, porque los que luchan en el credo de las torturas son mayoria, por las pistolas y sus leyes.
    Estamos vendidos humillados y vendidos.
    gracias

  9. Carmen de Ciudad Real

    Estamos orgullosos de lo que están haciendo en Argentina. Los abogados que presentan la querella son de lujo: además de Carli Slepoy, que es un emblema de los derechos humanos, está David Baigún, otro emblema viviente y uno de los más famosos penalistas de América Latina, y Beinuz Smuckler.

    http://www.fundacionkonex.com.ar/premios/curriculum.asp?id=2804

    http://www.pensamientopenal.com.ar/40baigun.doc

  10. txo

    Poco a poco, acabando con la impunidad de las dictaduras y la vulneración sistemática de los derechos humanos, sea cual sea la ideología del opresor.

  11. Marcos Gomis

    No se el recorrido que pueda tener esto, pero en todo caso enhorabuena por la primicia. Veo que hoy varios periodicos se hacen eco de la demanda que se va a presentar en Argentina por Slepoy,aunque no citan esta entrevista, que ha sido quien ha dado la primicia. Una vez mas has puesto el dedo en la llaga.

  12. rosa

    espero que desde argentina se acabe con la impunidad del regimen franquista, ya que en España parece que no hay manera de acabar con ello

  13. [...] hecho de que un grupo de asociaciones de familiares de víctimas, abogados y organizaciones de derechos humanos hayan presentado en Argentina una querella que pide el fin de [...]

  14. [...] y Obediencia Debida” en Argentina, dijo a IPS el abogado argentino residente en España, Carlos Slepoy, representante de familiares de víctimas de la última dictadura que soportó ese país [...]

  15. horacio bottino

    Ya que está podemos investigar los crímenes de la dictadura de Fidel castro.

  16. [...] españoles víctimas del franquismo buscan justicia en Argentina asesorados por el abogado Carlos Slepoy, quien ha conseguido importantes victorias por crímenes cometidos por las dictaduras militares [...]

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa