El minotauro anda suelto

En el prólogo de la reforma laboral se asegura que todo se hace por el bien común, por “fortalecer los pilares de nuestro estado de bienestar” y para generar más empleo.

Pero basta con seguir leyendo para concluir que el objetivo real de la reforma es facilitar y abaratar los despidos y seguir el juego a los que más riqueza acumulan sin que importe para ello suprimir derechos laborales fundamentales.

La estrella de la reforma es sin duda el despido preventivo. A partir de ahora, si una empresa considera que sus productos dejarán de ser competitivos puede despedir a sus trabajadores o a parte de ellos sin necesidad de probar esas futuras dificultades de forma concluyente. Su excusa para despedir puede basarse tan solo en meras conjeturas.

Basta con invocar que el despido servirá para evitar problemas económicos, organizativos o productivos futuros en la empresa, lo que en realidad en ningún negocio se puede descartar, porque siempre existe la posibilidad de que en el futuro puedan surgir problemas.

La indemnización por ese despido será de 20 días de salario por año trabajado, de los cuales ocho los subvencionará el Estado a través del Fondo de Garantía Salarial y los otros doce, la empresa.

Para el despido improcedente se establece una indemnización de 33 días por año frente a los 45 días que se contemplaban hasta ahora, con un tope de 24 meses frente a los 42 de ahora.

La reforma también permite a los empresarios suspender el régimen salarial previsto en los convenios colectivos con la excusa de que su situación económica pudiera verse dañada como consecuencia de la aplicación de dicho régimen; también disponen de vía libre para cambiar los horarios y su distribución, las funciones laborales y los salarios, así como para reducir jornadas.

Otra de las perlas de las nuevas medidas es la que contempla el refuerzo del papel de las agencias de colocación privadas sin ánimo de lucro, las ETTs, que podrán participar ya en todos los ámbitos, incluida la administración pública. Los desempleados deberán atender los requerimientos que les hagan estas empresas de trabajo temporal y así se avanza en la mercantilización de la intermediación laboral.

Leyendo la reforma y analizando la situación social actual quizá alguien recuerde el libro “Rebelión en la granja” de George Orwell, en el que los cerdos arrebatan el control de la granja a los humanos, y en el que uno de los personajes, el caballo Boxer, ante el reparto cada vez más desigual de alimentos y ante las falsas promesas de los cerdos gobernantes improductivos, lo único que sabe hacer es trabajar más duro y así se lo dice a sí mismo a diario: “Trabajaré más fuerte”.

Al final, tras toda una vida de esclavitud, el ingenuo Boxer es enviado al matadero por aquellos a los que sirvió.

El 1% de la población del planeta posee ya un 35% de la riqueza mundial, según la revista Forbes. La fortuna media de los multimillonarios es de 3.500 millones dólares, 500 millones más que en 2009.

Mientras podamos defender nuestros derechos laborales y civiles, hagámoslo. De lo contrario el mensaje desde la inmovilidad quedará claro: podéis hacer con nosotros lo que queráis.

¿De verdad no hay razones para la huelga?

(21) Comentarios

  1. [...] La reforma, la huelga y la sumisión [...]

  2. [...] 28 Septiembre, 2010 in Uncategorized Pincha aquí: La reforma, la huelga y la sumisión [...]

  3. Celia

    Hay más que razones, incluso aunque los sindicatos estén llenos de defectos. Ya, ya sabemos:como la mayoría de las organizaciones.Por cierto ¡si alguien pudiera hacer un estudio del despilfarro de tantas empresas, incapaces de aprovechar tanto lo mejor de los trabajadores como las de una buena organización!. Las barbaridades que no habré visto en mi vida laboral, las veces que me habré dicho, pero bueno, si esto va en contra de la productividad, de los beneficios. Me gustaría que se creara algo así como una página Webb en la que la gente pudiera contar ( sé que es dificil hacerlo si delatarse uno mismo) lo que vemos a diario, las cosas con las que tenemos que tragar.¿Porqué no se anima alguien ?

  4. alvaro

    Muy bonito y muy ingenioso, pero la realidad es que mañana la gente que falte a su trabajo va a percibir un recorte de unos 100€ en su nómina (no es proporcional, sino que entran más factores), y ahora mismo lo último que la gente necesita es una huelga, la gente necesita trabajar.
    Los sindicatos no han dado la cara hasta que el gobierno ha tocado a los funcionarios, pero para eso han necesitado 3 años de crisis.
    Y hablas de la revista Forbes..en fin, pura demagogia. Para empezar, el señor que ocupa el nº1 en esa revista es Bill Gates, creador de Microsoft, ordenador y medio por el que tú mismo te estás comunicando con la gente..¿Hay algo más incoherente que eso? Hay que EVOLUCIONAR

  5. Granaíno

    Estimado co-lector Alvaro, ¿has pensado en la posibilidad de que Olga escriba en Mac y/o use software libre? ¿has pensado en que esos 108 -en mi caso- euros son la diferencia entre “trabajo” a secas y “trabajo digno”? ¿tienes idea de lo que verdaderamente significa la palabra “demagogia” cuando la aplicas a quien con tanta exactitud, respeto y hasta belleza de estilo nos ilustra en este Minotauro? ¿has pensado, en definitiva, en pasarte a otro blog y evolucionar libremente, cual onda en un lago de modernidad? No me contestes, con todos mis respetos, debo decirte que no te leeré. Un saludo desde el Sur.

  6. Granaíno

    Esta mañana, mientras conducía camino a mi trabajo (a 160 km de mi casa), venía oyendo la radio, como cada mañana solitaria al volante, que son muchas. He tenido que quitar la SER, mi emisora de siempre, porque era un continuo piquete antihuelga. Al poner RNE 1, que cada vez me gusta más, encuentro una tertulia con cinco opinadores (PSOE, PP, PNV, Empresarios de Madrid y UGT). O sea, en el “día de reflexión” de la Huelga General, en el medio público por excelencia no encuentro representación parlamentaria de los partidos que sí apoyan la convocatoria de mañana y que, desde luego, suman muchos más votos que el PNV y, aunque no fuera así, hubiera sido un detalle de la cadena introducir una voz política discordante con el discurso omnipresente. Bueno, no pasa nada, una oportunidad perdida a la pluralidad, de todas formas RNE no está tan mal como otras.

    El caso es que, al quedarme sin tertulia con la que conversar desde mi móvil habitáculo, me he puesto música clásica y me han venido a la cabeza algunas cosas, menores y sin importancia, sin duda, que consiguieron nuestros bisabuelos, abuelos y padres, sólo a base de lucha obrera, HUELGA, y un sacrificio tal que, a veces, hasta la vida les costó (casi siempre una lucha de unos pocos para el beneficio de todos, por cierto). Algunas de esas minucias así luchadas y logradas son, por ejemplo, la existencia de contratos de trabajo, la duración limitada de las jornadas laborales, las vacaciones y festivos pagados, los días de asuntos propios, el salario mínimo, el derecho de reunión y asociación, el propio derecho a la huelga, el derecho a una pensión de jubilación y a una atención sanitaria gratuita y universal, o, más recientemente, los permisos de paternidad y maternidad, las horas de lactancia, la formación continua en horario de trabajo y retribuida, la prevención de riesgos laborales….

    Ni una sola de estas cositas, ni una, fue una graciosa concesión voluntaria de la patronal, del capital o de los “mercados”. Ni tan siquiera la flexible, timorata y voluble socialdemocracia (la de verdad, no esta tercera vía ¿anal? que inventó Bleeeer y hoy sigue ZP como discípulo aventajado) hubiera legislado en esa dirección si no hubiera tenido el aliento en el cogote del comunismo soviético, tras el telón de acero, y del sindicalismo, a este lado.

    Quien mañana no vaya a la huelga por no perder un puñado de monedas, quien la critique o incluso se oponga a ella o la boicotee, estará ayudando a la vuelta al siglo XIX, pero que no espere recompensa…ni Roma ni el Capital pagan traidores.

    Venga, hasta luego, me voy a mi piquete a defender a los miles de trabajadores amenazados por sus jefes si van a la huelga. Salud y República!

  7. Marcos

    ¡¡Viva Graná!!. No se podía haber expresado mejor. Y quien quiera entender que entienda. Nos veremos en la lucha.
    Salud!

  8. Daniela

    Granaíno: bueno,como dice aquel, me lo has quitado de la boca……No sé si es que no nos damos cuenta , pero a mí lo que más me preocupa es que creía que ciertas cosas iban a ser para siempre. Cosas básicas, vaya,como jornada de trabajo y los convenios.Pero parece que no.Parece, como he oído estos días, que la globalización no ha conseguido llevar los derechos de los trabajadores europeos a China así que ha sido ésta la que está exportando las condiciones de los chinos a Europa.

  9. [...] el blog El minotauro anda suelto, Olga Rodríguez escribe un post titulado La reforma, la huelga y la sumisión en el que compara la situación actual con la situación que describe George Orwell en su libro [...]

  10. [...] el blog El minotauro anda suelto, Olga Rodríguez escribe un post titulado La reforma, la huelga y la sumisión en el que compara la situación actual con la situación que describe George Orwell en su libro [...]

  11. [...] el blog El minotauro anda suelto, Olga Rodríguez escribe un post titulado La reforma, la huelga y la sumisión en el que compara la situación actual con la situación que describe [...]

  12. [...] el blog El minotauro anda suelto, Olga Rodríguez escribe un post titulado La reforma, la huelga y la sumisión en el que compara la situación actual con la situación que describe [...]

  13. [...] 29 Septiembre 2010 Tras correr un rato -poco, no creáis- por el Templo de Debod, por lo que he visto por el camino , he llegado a dos conclusiones: a) mitad / mitad lugares cerrados y lugares abiertos y b) los chinos del barrio -que, como sabéis, entre puestos alimentación, fruterías, verdulerías y todos a cien son mayoría- ni se han enterado de que había huelga. Nunca dejará de impresionarme la capacidad de trabajo que tienen los chinos de Madrid: por cierto, sobre huelga sí, huelga no, recomiendo este artículo de Olga Rodríguez [...]

  14. Madrileño

    Granaíno vete a vivir a Cuba.
    No me respondas….no leere este blog nunca más.

  15. Mañana me contarás ese argumento contundente que has tenido para no haber hecho huelga o, incluso, ese argumento de peso para no haber sido uno más en la manifestación. Me dirás yo mi me conmigo. Me dirás que eres funcionario y ya te han bajado el sueldo y nadie luchó por ti, me dirás que ya trabajas en una empresa donde se respeta el salario mínimo, donde ya se respeta la reducción de jornada a las madres trabajadoras. Me dirás que hay intereses escondidos y no quieres participar en ellos. Me dirás que no pudiste, que hubo algo más importante que hacer. Me dirás que es mejor malo conocido que bueno (del bando de los malos) por conocer. Me dirás que era demasiado tarde, me dirás que tendríamos que habernos manifestado mucho antes y estarás cabreada y cabreado y empezarás a darme razones por las que tendríamos que habernos quejado antes. No vayas a hacerlo porque sabes que esas razones me las sé de sobra. De hecho, también sabes que yo me manifiesto cada día. A mí manera, que es la mejor manera que, de momento, he encontrado. Opino en voz alta, escribo en público y hasta se me hincha de vez en cuando alguna vena cuando me exaspero demasiado en alguna conversación.

    Yo, hoy, también te contaré mis argumentos y te contaré que, empresaria, autónoma, parada y estudiante, sí he hecho huelga y sí me he manifestado. Te pediré que no me sobreestimes, no vayas a creer que he ido en tanto que erudita conociendo al dedillo todos los puntos de la famosa reforma laboral, no. Hoy te contaré porqué, porqué he ido.

    He ido porque mis padres lucharon mucho para que yo (y tú) podamos vivir en un lugar donde se nos permite opinar, donde se nos permite votar para elegir a nuestros representantes, donde la huelga general es un derecho fundamental de los trabajadores, he ido porque quiero que mis padres (que tanto consiguieron) puedan jubilarse a una edad digna y ahora me toca a mí reivindicarme y salir a las calles por ellos.

    He ido porque quiero que mis hijos se encuentren un lugar donde se respeten de verdad esos derechos, donde no se permita que existan empresarios que obliguen al derecho al trabajo, donde el salario mínimo interprofesional sea más de 633,30 euros, donde tengan opción a un trabajo digno.

    He ido porque (si algún día conseguimos luchar lo suficiente para salir de esta puta crisis) pueda de verdad crear empleo con mi mini-empresa y tratar dignamente, muy dignamente, a la gente que trabaje conmigo (no utilizo trabaje para mí, ya ves).

    He ido, también y por qué no reconocerlo, porque me siento defraudada (según la rae, me siento frustrada y he perdido la confianza o esperanza que deposité en alguien). Porque estoy atónita y porque ya me resulta inaudito que este socialismo permita de verdad que la visita de un señor vestido de blanco que viene del vaticano pueda costar más de tres millones de euros, inaudito que además ese alguien en quien yo deposité mi confianza (según la rae) tenga intenciones de reunirse con él. Inaudito que estas (antes) izquierdas inyecten 250.000 millones de euros a los bancos (la mayor inyección de dinero público jamás realizada a un sector privado). Inaudito, para más inri o mayor recochineo, que el gobierno permita que los bancos nos presten ese mismo dinero (nuestro, en tanto que público) más caro. Indignada porque, además, los sindicatos no luchan por nuestros derechos y se venden por subvenciones. Irritada porque sea más fácil ser julián muñoz que labordeta en esta vida de país socialista. He ido porque estoy cabreada por los 9 millones de euros de la monarquía.

    He ido porque iba a ondear con mucho orgullo la bandera republicana. He ido por todos los millones dilapidados en causas negras y porque nuestros profesionales emigran para encontrar mejores opciones. Y he ido porque ya me he cansado y quiero expresarlo.

    Si me apuras, y tú mañana sólo me acabas confesando que no has ido porque las manifestaciones en el fondo te dan pereza y te aburren enormemente, me permitiré darte un argumento más para que te animes en la próxima: Es realmente divertido cruzarte con una señora que se atreve sola a increpar a un piquete a los gritos de: ¡viva intereconomía, viva el papa, viva franco! Imagínate para lo que da eso…

  16. Daniela

    Acabo de ver lo que le contestó “madrileño” a “granaíno”. Como yo le dije a éste que me lo había quitado de la boca, contesto al otro por si se ha arrepentido y vuelve a leer ésto. Yo le doy la razón a granaíno pero no defiendo la situación de Cuba. ¿ Porqué esos fracasos van a impedirnos ver que el capitalismo tampoco es la situación?. Al menos este capitalismo voraz,que digo voraz, de rapiña. No, el dilema, amigo, no es ésto o Cuba. Que no haya respuestas absolutas no tiene porqué llevarnos a aceptar lo que hay sin más, cuando está dañando a tantos.

  17. Marcelinodearce@Yahoo.es

    Ole, granaino, estoy contigo en la defensa de este blog que es de lo poco digno y fiable que queda en los medios de comunicación de este Pais. Unos medios que no tienen inconveniente en negar la realidad: “en España no hubo huelga” “fracaso general”
    la industria paró casi al 100%. Los transportes pararon tatalmente cumpliendo los servicios mínimos, cerraron los puertos y los vuelos. Los cometcion parcial
    ente. Y millones de españolas y españoles salieron a la calle.
    Nadie los vio? Tendremos que pensar que esto es como Matrix, o como aquel otro relato de Orwell 1984 en el que la realidad se reescribía para adaptarla a lo que convenía?
    Yo vi la huelga, yo estuve ahí, a mi no me engañan.
    Gracias Rodriguez, gracias señor Bauluz por este periódico digital.

  18. [...] ofrecido por Naciones Unidas- que indica que el 1% de la población mundial acapara el 35% de la riqueza del planeta, mientras que la mitad de la población mundial solo disfruta del 1% de la [...]

  19. Wow that was unusual. I just wrote an incredibly long comment but after I clicked submit my comment didn’t appear. Grrrr… well I’m not writing all that over again. Anyhow, just wanted to say excellent blog!

  20. [...] Hoy estoy haciendo huelga porque no estoy de acuerdo con el recorte a nuestros derechos, porque no creo que la crisis la deban pagar siempre los mismos, porque si el único problema es que el despido era caro, no entiendo cómo se ha despedido a dos millones de personas en un año, porque aunque los sindicatos lo hayan hecho mal, la protesta no es ni a favor ni en contra de ellos, sino contra una medida del Gobierno, porque sólo se hace recaer el peso de las medidas en los trabajadores, y los empresarios vuelven a irse de rositas, porque estoy en contra de que un partido que se dice de izquierdas aplique políticas de derechas, por llevarle la contraria a Díaz Ferrán, que tras quebrar varias empresas y dejar en la calle a miles de trabajadores todavía se permite dar consejos, porque no es justo que una baja por enfermedad sea motivo de despido, porque… ¿cuáles son tus motivos? La huelga en Facebook y en Twitter y en Eskup. Aquí, argumentos a favor y en contra de la protesta. Artículo de Olga Rodríguez: La reforma, la huelga y la sumisión [...]

Deja un comentario

En periodismohumano queremos que los comentarios enriquezcan el debate o la noticia. Por eso hay unas normas de decoro a la hora de comentar. Comenta sobre contenido que acabas de leer y evita el abuso de mayúsculas. Si tu texto tiene varios enlaces, puede que tarde un rato en aparecer. Los comentarios son libres y abiertos pero eliminaremos toda referencia que consideremos insultante o irrespetuosa